ESAS FRASES...

Un blog de locos del baloncesto. Yo cuento mis ideas, y tú me respondes lo que te apetezca

viernes, 15 de agosto de 2008

Incomodidad

Novak Djokovic ha merecido ganar este partido. Creo que es una conclusión justa del partido que acabo de ver. Pese a que Nole me cae muy bien, hoy he sufrido muchísimo viendo el partido, y estoy seguro que Rafa ha debido sufrir. Más que nada porque desde el segundo set del partido, sólo ha habido un tenista en el campo, y este ha sido Djokovic. Ha dominado la pista, y sólo un cúmulo de puntos desafortunados le han impedido acceder a la final.

Rafa hoy ha sentido a la perfección lo que debe significar la palabra incomodidad. No ha sabido imponer su juego desde el segundo set en ningún momento, y ha sido dominado una y otra vez para su desgracia. Creo que viendo como se estaba disputando, nunca hubiese apostado a que Rafa se lo llevaría... y sospecho que ni Nole ni Rafa lo hubiesen hecho.

Pero oiga, tan contento de que haya ganado Rafa y que nos vaya a caer una medalla (sospecho que de oro) en el tenis. Espero que Nole gane a Blake en el partido por el bronce, porque después de la olimpiada que se ha marcado, irse sin metal...

3 comentarios:

macob dijo...

No he visto el partido, pero por lo que dices lo imagino. Últimamente Djokovic le estaba dando mucha guerra, y es que es buenísimo.
Aunque creo que Rafa merece el oro por el trabajo que viene haciendo.

Ahí está Djokovic: http://es.youtube.com/watch?v=xYA_7RUSarU

Anto dijo...

Al final se ha cumplido tu deseo y Nole tiene el bronce en el cuello. Yo creo que el partido contra Nadal pudo caer de cualquiera de los lados y no creo que Djokovic se lo mereciera más que Rafa.

Me alegro por él porque es un crack y porque tiene una clase brutal.

Abrazos

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo. En el tercer set ha estado mucho más igualado. Y lo que ha marcado la diferencia ha sido la cabeza.

En el tercer det, Nadal ha vuelto a jugar peloteos largos, evitando los winners de Djokovic del segundo set. Djokovic ha vuelto a fallar mucho, con bastantes dobles faltas y fallos inexplicables. No sólo en el último punto, sino en el último juego, por ejemplo.
Nadal en un ganador y en los momentos decisivos, sube un punto. Otros lo bajan...