ESAS FRASES...

Un blog de locos del baloncesto. Yo cuento mis ideas, y tú me respondes lo que te apetezca

jueves, 21 de agosto de 2008

El Redeem Day del Redemption Team

[Aviso: No quiero hablar del nuestro porque me huele mal...]

Si había un día especialmente marcado en el calendario norteamericano para estas olimpiadas, no se crean el egocentrismo, no era el de España. Que sí, que éramos los Campeones del Mundo y que nos dieron "pal pelo" con mucho esfuerzo. El día de la redención, el de la venganza, el de poner las cosas en su sitio, es la victoria en la cumbre ante Argentina. Porque siendo sinceros, los norteamericanos dan una mayor importancia a los Juegos Olímpicos que a ninguna otra competición internacional. Y fue allí, en Atenas, donde sientieron que, de verdad, habían perdido la hegemonía a nivel mundial.

Aquel día, la magnífica selección que lideraban Pepe Sánchez y Montecchia (terminaste de destrozar tu tobillo) desde el puesto de base, con una línea exterior formada por Ginobili, Nocioni, Delfino y Herrmann, y con un trío interior de Scola, Oberto y Wolkowiski. En un partido que no creo que me canse de ver (comentado por la TV americana), les plantaron cara con una competitividad realmente digna de admirar.

Han pasado 4 años, y los jugadores americanos tienen sed de ventaja. Ellos son mucho mejor equipo de lo que eran entonces, mucho más agrupado, mucho más conciente de lo que se juegan, y mucho más humilde de lo que lo eran entonces. Son mucho más concientes de que una derrota les humillaría hasta un punto difícil de imaginar. A esto hay que sumarle que Argentina no es el mismo equipo. Aquella sólida rotación de 9 jugadores se ha reducido a 6, ya no están Pepe Sánchez, Montecchia, Herrmann y Wolkowiski, y sólo se ha unido Pablo Prigioni.

Es por eso que parece que se dan los condicionantes para una cumplida venganza. Me huele en la nariz que mañana los estadounidenses se llevan por delante a los argentinos, y que van a ganar por bastante diferencia. Es la forma de decir públicamente al mundo que la supremacía olímpica ha vuelto a su poder.

USA tiene hambre, aunque eso no los haga necesariamente invencibles.

1 comentario:

Lucas dijo...

Uff! Me hiciste poner la piel de gallina con tu relato. Es cierto lo que decis: los estadounidenses cuando perdieron su invicto se jactaban de que el mundial no era importante para ellos, que su prioridad eran los JJ.OO.
Tengo ese partido grabado en la retina, fue un juego perfecto.
Y nunca me voy a olvidar de su cara cuando tuvieron que subir al escalón mas bajo del podio: querían que se los trague la tierra.
Mas alla de lo que pase mañana estamos muy orgullosos de este equipo.
Gracias por el pequeño homenaje!