ESAS FRASES...

Un blog de locos del baloncesto. Yo cuento mis ideas, y tú me respondes lo que te apetezca

miércoles, 22 de octubre de 2008

La otra belleza

Cuando la gente asocia el baloncesto al juego de la canasta, lo asocia directamente a meter el balón en la canasta. Es lógico, una reacción instintiva, se asimila con el propio proósito del juego, con el único propósito que parece ser real en el juego, estamos hablando de la más profunda sensación del juego, de la construcción, de lograr la forma de hacer que la pelota llegue hasta el aro. Cuando ésto se hace bien, estamos hablando de la belleza.

Sin embargo, intrínseca en esa esencia, reside la otra gran esencia, una que, aunque no lo crean, es capaz de generar una luz propia. Es el opuesto que da sentido a la primera esencia, y es tan importante en el juego, que sólo el buen uso de ella hará que la primera sea tan bella como pretende serlo. Existe belleza en la comprensión del juego como aquel en el que tratas de impedir que tu rival meta la pelota en la canasta.

Belleza despreciada a primera vista, como quién piensa que ese elemento no debiera brillar dentro de un jardín, donde la rosa que más brilla debe ser la de la creatividad ofensiva. Pero poco a poco, según pasamos segundos en el jardín, nos vamos dando cuenta que sin esa otra flor, el jardín perdería su sentido, y no sería más que el elemento bello pero vacío que nunca te llevará a la culminación de la felicidad.

Porque hay sensaciones indescriptibles que te trae esa otra belleza. Ese tapón bien ejecutado que trata de impedir en el límite más peligroso, una canasta que parece ineludible. Esa lucha por la posición defensiva en la que tu jugador es capaz de arrastrar al oponente fuera de la zona. aunque les he de confesar cual es la más bella de todas. Es aquella en la que el equipo ha defendido con tanta fuerza y tanta entereza, que el equipo rival acaba consumiendo su posesión sin siquiera haber podido lanzar al aro. Ese sonido de la bocina indicando que el trabajo estaba bien hecho. Espero que alguna vez hayan podido presenciar algo parecido cuando el que defiende es el equipo local, y su público está entregado, levantado de sus asientos hasta el más vago de los asistentes y aplaudiendo la acción con júbilo. Eso es belleza.

3 comentarios:

J.D. dijo...

"Pero poco a poco, según pasamos segundos en el jardín, nos vamos dando cuenta que sin esa otra flor, el jardín perdería su sentido."

Álvaro Martínez, briconsejo de jardinería

Matías Castañon dijo...

El placer de agachar el culo: que mal entendido y desprestigiado está. Pasate por Ataque, que he dejado algo que puede gustarte relativo al tema...

lucas dijo...

Como jugador no debe haber satisfaccion mas grande que la de que tu rival no llegue a lanzar hasta que toque la bocina.
Una ayuda bien hecha, una buena defensa 1 vs 1 tambien hacen a la esencia del juego.
Lastima que muchas veces la gente no percibe esto.