ESAS FRASES...

Un blog de locos del baloncesto. Yo cuento mis ideas, y tú me respondes lo que te apetezca

miércoles, 22 de julio de 2009

Predicar con el ejemplo en las "trampas"

¿Se acuerdan de?


Como no acordarse, ¿no?

Bueno, pues ahora lean esto:

Y aquí llega una de las historias más curiosas y rocambolescas que haya visto jamás. En los últimos segundos del partido, ya con las semifinales en el bolsillo y con 17 puntos de ventaja, Germán Gabriel fuerza una falta personal y se dirige a la línea de tiros libres.

Charly Sáinz de Aja: “Y de repente, se monta un revuelo tremendo en las gradas, detrás del banquillo español, por parte de unos aficionados croatas, que no hacen más que gritar. No tenía ni idea qué es lo que estaba sucediendo”.

Carlos Sergio: “Nos querían decir algo, y rápidamente pedimos a Francis Tomé, quien llevaba los números, que echase un vistazo a ver qué pasaba. ¡Nos estaban pidiendo que fallásemos los tiros libres!”.

La cosa se aclara: España estaba clasificada, pero si ganaba por más de 17 puntos de diferencia, a quien clasificaba para semifinales era a Grecia, no a Croacia. A los griegos, ni en pintura les queríamos ver. Estos eran capaces de ganar a los americanos y plantarse en la gran final, si los nuestros conseguían llegar a tan ansiado envite.

Germán Gabriel capta el mensaje. El primer tiro libre se queda a un metro del aro. Nos da la risa. “Yogui” en su vano intento de disimulo, se mira las palmas de las manos y hace el gesto de secarlas con el pantalón. “Tío, yo no sé fallar un tiro libre adrede”. El segundo, con un poco más decoro, también se ve la intención de ser fallado. Croacia anota y finaliza el choque con el 70-55 final.

Los nuestros se alegran y los croatas, ni os cuento. Y a partir de ahora se monta un follón en el pabellón, con los griegos como protagonistas, que emulaban a las que se arman en sus propios foros. Para empezar, el padre de Antonis Fotsis, que había bajado a la primera fila en las gradas del fondo donde Germán lanzó los libres, gritaba fuera de sí, queriéndose comer al nacido en Caracas. Los jugadores griegos, que estaban en el túnel de vestuarios, esperando saltar a cancha para calentar, estaban que trinaban. Y a Dios gracias, apenas había aficionados helenos que no fuesen los familiares de los jugadores.


Extraido del magnifico blog-flashback de Antonio Rodríguez.

¿Alguien puede pasarle el extracto a José Luis Sáez, presidente ya por entonces de la FEB, así como a los entrenadores de aquella selección? Lo digo porque luego pasan cosas como esta, y a chavales de no demasiada edad se les hace salir con el paripé de la pancarta...

3 comentarios:

Pirrimarzon dijo...

Igualmente me parece muy mal. Los partidos están para jugarlos con total limpieza, y unas jugadas como esta ensucian el resultado y enturbian la competición. Si Croacia necesitaba perder de menos de 17 puntos, que se lo hubiera currado en la cancha, y si a pesar de ello no lo consigue, será porque no lo merece. El orden de los partidos no puede decantar la clasificación para unas semis ni de coña.

Saludos

Jesús Llorente dijo...

Hombre, pero los jugadores (Ricky and company) no son responsables de algo que hicieron otros años atrás. Ellos se sintieron estafados (y yo, que no me perdí ni un partido en directo de aquel eurobasket), y querían dejar constancia de ello en ese momento.

No puede predicarse con el ejemplo a posteriori, no?

Álvaro Martínez dijo...

No no, si yo la culpa no se la echo a los jugadores... a los 17 años lo que quieres es ugar, y si te hacen una de esas te enfadas. La culpa es de los que conocen estos temas con perspectiva...