ESAS FRASES...

Un blog de locos del baloncesto. Yo cuento mis ideas, y tú me respondes lo que te apetezca

miércoles, 27 de mayo de 2009

Profesionalidad e infancia

José María Gutiérrez "Guti":
"La comunión de mi hija empezaba a las once y yo tenía que estar a las diez. En ningún momento se barajó que yo entrenara por la tarde pero si uno se entrena de lunes a viernes yo creo que un jugador está disponible para jugar el domingo. No hay ninguna falta de respeto por no ir a entrenar cuando tienes la comunión de tu hija"


Cuando era cadete de primer año, una madrugada de viernes a sábado, me levantaron de la cama a las 5 de la mañana. Había muerto mi abuelo y nos ibamos de forma urgente al pueblo a 350 kilómetros de distancia. Esa mañana jugabamos en casa un partido de liga autonómica. Me lo perdí, y después del partido llamé a mi entrenador para disculparme. Era el jugador 11 de aquella plantilla, y lo más seguro es que ni siquiera hubiese salido a la pista, pero la verdad es que me quedé regular por haber faltado. En una de esas situaciones en las que quedas mal sí o sí.

Cuando éramos alevines e infantiles, jugando Federados, el padre de un compañero inisitía en llevarse a nuestro compañero al pueblo los fines de semana, no teniendo claro el entrenador si el chaval iba a poder jugar. En el año que entrené en Getafe, eso sí, no en Federados, me pasó algo similar algunas semanas con padres que se llevaban a sus hijos a la montaña. Es más, tuve un dejà vu con aquello de la muerte de un familiar el día antes de una final y con el mejor jugador de mi equipo.

A lo que voy es... ¿dónde está el límite?

No sé hasta que punto las situaciones de basket que planteo abajo son disculpables, pero lo que tengo claro es que lo que ha suucedido con Guti no lo es. Una persona que cobra tanto dinero, lo siento mucho, pero no puede ausentarse el día antes de un partido por la comunión de su hija.

A mi me dice muy poco de la implicación de un jugador, la verdad, y si esto se una a situaciones como el viaje a los toros de Sergio Ramos en el descanso de un partido, ya me parece llover sobre mojado.

¿Os suena tanto esta historia a vuestra infancia como a mí?

7 comentarios:

Jorge Sierra dijo...

Yo tendería a no programar la comunión de mi hija en medio de la temporada. No sé si esto es viable.

Anouar dijo...

Vamos a ver. El sueldo de un trabajador es independiente de sus derechos. Y es que ya estoy harto de escuchar situaciones así. Cualquier trabajador tiene derecho a una serie de días para asuntos personales. Cobre lo que cobre. Se pide permiso y se acabó. Y si encima estamos hablando de un partido en el que el equipo no se juega absolutamente nada y en el que probablemente Guti no iba a ser titular... Ya le pasó el año pasado a Alonso, que se enemistó con Benítez porque este no le quería dejar ir al nacimiento de su primera hija. Lo que yo digo es que a nadie le parecerería bien que te denegaran un permiso de ese tipo en cualquier trabajo, y no entiendo porque no es igual en el mundo del deporte. ¿O es que los directivos de multinacionales, que cobran los mismo o más que muchos futbolistas no piden permisos por asuntos familiares?
El sueldo de un trabajador es independiente de sus derechos. Por cobrar más no se deberían perder. Y todo es cuestión de proporción. No creo que a Guti hubiese actuado de la misma manera si su equipo se estuviese jugando la liga o la final de Champions. Creo que la comunión de una hija es más importante que un partido intrascendente...

Álvaro Martínez dijo...

Negro lo siento pero no puedo estar de acuerdo contigo.

Primero porque creo que entre Xabi Alonso y Guti hay matices, porque un niño nace cuando nace, es menos controlable que la comunión de tu hija. Y porque siendo jugador del Real Madrid y teniendo la pasta y la influencia que tienes puedes:

- Hacer la comunión de la niña en un día que te venga mejor, y a una hora que te venga mejor.

Dices que si fuese un partido importantisimo podría no haber ido... vaya, entonces fijo que hubiese sido flexible.

Rediós, que es día antes de un partido importante. Juande te ha dado el permiso, pero te ha dicho que no te iba a llevar convocado al partido... pues normal.

Claro que el trabajador tiene derechos, pero si me pierdo el entrenamiento previo por estas cosas, veo lógico y normal que el entrenador ni me lleve.

Entenderás que no es lo mismo pedir un permiso para un LUNES que para un SÁBADO.

Anónimo dijo...

(Zury) Estoy de acuerdo con Álvaro en que Guti, quizás tendría que haber intentado poner la comunión de su hija en otra fecha par así poder cumplir con su trabajo, pero creo que eso es lo único que se le puede reprochar. Si resulta (cosa que desconozco) que la comunión fue el sabado por mandato divino (nunca mejor dicho) yo hubiese hecho exactamente lo mismo que Guti. La comunión de tu hija es una vez en la vida de ella y creo que como padre tienes que estar allí y si eso luego irte a jugar pero por lo menos estar en la ceremonia. No creo que poner por delante a tu familia sea motivo suficiente para poner en entredicho tu compromiso con el equipo. Si me dices que no va a entrenar por irse de picnic a la sierra vale pero por eso. En mi opinión hay cosas más importantes que el fútbol y si yo estuviese en el lugar de Guti hubiese actuado igual.

Dr. Basket dijo...

Lo de Guti y Juande ya es sacarle punta a todo.

Si la comunión hubiese sido de la hija de Raúl, aquí paz y después gloria. No hubiera pasado nada.

Además, que era un entrenamiento, no la final de la Champions.

Priogini también se perdió un partido del Tau en Pucela por ver nacer a su hija. Era mi jugador más caro en la plantilla del SM. No se lo perdoné en toda la temporada...

Anónimo dijo...

Bueno, no deja de ser un tema complicado. No creo que sea justo comparar a un futbolista o un jugador de balocesto, con un "currito" normal. No es justo para áquel quien trabaja todos los días ocho horas o más y se encuentra sometido a un estricto horario de trabajo. No olvidemos que serán todo lo profesionales que queráis, pero no dejan de ser profesionales de un JUEGO. La actitud de Guti denota lo que es: una persona que no ha tabajado en su vida. Creo que a no ser trabajadores normales, porque no lo son (dinero, fama, etc), no tienen derecho a acogerse a unos derechos que disfruta cualquier otro trabajador. Su estatus ya les proporciona otros muchos privilegios que una persona normal no puede disfrutar.

Simplemente por el hecho de ganar lo que ganan, sus equipos, como empresas que son, les deberían exigir someterse a una disciplina, aunque sea mínima. El comportamiento de Guti si esta permitido por el R. Madrid, vale. Si no, como cualquier hijo de vecino, que se atenga a las consecuencias. Incluso a nuestras opiniones.

Beto Fdez. dijo...

Yo creo que los dos son los que han hecho las cosas mal: Guti por no fijar el día de la comunión de su hija en cualquier otra fecha (que lo puede hacer perfectamente porque como dicen por ahí, tiene mucha, pero mucha influencia), y Juande por ser un triste y decirle "vale, te doy el día libre, pero el domingo no juegas".
Por otro lado, no comparto nada lo de que "como es un partido en el que no se juegan nada, pues que no vaya". Ahí si discrepo.
Si tú eres un profesional, ganes lo que ganes, eres un profesional para todo. Y si lo que haceis es decir que este partido es una mierda y no nos jugamos nada, por lo que da igual que no venga éste u otro, lo único que estás haciendo es faltar de forma grave el respeto al rival, en este caso el Mallorca, que Gracias a Dios dio un buen repaso a un Real Madrid mediocre que está faltando el respeto, una vez más es su ya dilatada historia, a los rivales y a la liga, por hacer los partidos de vergüenza que están haciendo, porque ya todo se la suda.
Juegues contra quien juegues, tú eres un profesional de esto y tienes que jugar igual cuando no te juegas nada y cuando te lo juegas. Y si no igual, al menos intentarlo, dar la imagen de que lo intentas, no como estos vagos.
Y lo último, tampoco estoy de acuerdo con lo de Xabi Alonso.
Como dice Álvaro, el nacimiento de un hijo no lo puedes prever y además es algo único en la vida. La comunión la puedes hacer cuando quieras, y además repetirla si quieres (lo de la confirmación). Es decir, que no es comparable el caso de uno y otro.