ESAS FRASES...

Un blog de locos del baloncesto. Yo cuento mis ideas, y tú me respondes lo que te apetezca

miércoles, 1 de abril de 2009

Los enemigos del pueblo (II) Steve Blake


Sufre el mal que los médicos han definido como CPÑ, es decir, Comparto Posición con un ÑBA, un mal sufrido por otros enemigos del pueblo tales como Mo Williams, Carlos Arroyo, Jarred Jack, TJ Ford, Mike James, Jarred Bayless, Brandon Roy, Darko Milicic, Stromile Swift, Hakim Warrick... mejores o peores, todos sufrieron el mismo síndrome. No es el único, pero es una de las patologías que sufren.

Cuando otro de los enemigos del pueblo más comunes, Nate McMillan, le dio la camiseta de titular a Blake, no sabía muy bien qué hacía.... o sí. Las virtudes de Blake en relación a los otros dos bases (Sergio Rodríguez y Bayless) eran las de una mayor experiencia en la NBA y un mejor tiro. Cuando pese a tener base, tu juego basa muchos ataques en que alguien como Brandon Roy genere ventajas, necesitas gente que genere ventajas, y alguien que te anote los tiros librados como Blake siempre es una garnatía. Es algo básico en el baloncesto actual: Si tienes lanzamientos abiertos claros, debes ser capaz de aprovecharlos. En esto Blake es más garantía que Sergio.

Pero no sólo de tiro exterior vive el hombre, y es que otro de los conceptos básicos es dar la nota en la parcela defensiva. Ahí, al menos por todo lo que he podido ver a Blake en comparación con Sergio, sigue ganando el norteamericano, que sabe que hay que ser duro en los contactos, especialmente en la salidas de los bloqueos, algo que Sergio intenta pero que no parece conseguir del todo. Es cierto que no es que sea la defensa una de las virtudes de Blake, aunque tampoco se le aparecen como uno de los defectos.

Con esto, claro que Sergio tiene virtudes, como una capacidad para el pase muy buena, pero no creo que esto sea suficiente. No me parece normal que la gente coja el nñumero de asistencias por minuto de los 2 y con ello justifique que Serio merece más minutos que Blake. El baloncesto es algo más allá de conseguir asistencias, hay que aportar en muchas otras pareclas, y cumplir en los aportes básicos que se te pueden exigir, y los tiros abiertos y la defensa son aportaciones básicas para poder tener una cierta continuidad.

Leo en el blog de un buen tio como J. Villaluenga que un ÑBA es distinto, y es que soy sincero si digo que el aura que se crea alrededor de ellos no me parece del todo adecuada. Soy español, me gusta que a los jugadores nuestros les vaya bien allá, pero no creo que por eso haya que despreciar así a todo loq ue no sea español, y atribuirnos virtudes cuasi fantásticas como si los personajes de Tiempo de Magia tuviesen poderes reales. Ser blanco no es una atribución negativa, mira a Nash, Nowitzki o al propio Gasol.

Por cierto, no sé a vosotros pero a mí me da la sensación de que McMillan desearía utilizar más a Bayless como segundo base por lo que le aporta a la hora de defender y revolucionar un partido, aunque Bayless sería objeto de otra entrega.

2 comentarios:

Jose J. Villaluenga dijo...

Buen artículo, con verdades como puños. Pero que conste en acta que nadie ha despreciado a Blake ni a ningún otro jugador.

Mi único afán ha sido el de hacer ver que Sergio se merece un mayor protagonismo en la franquicia de Portland, en este caso a costa de Blake (porque no va a jugar de pívot), que por ello no es el enemigo nº1, sino un compañero más; como Oden, Outlaw...

Anouar dijo...

Por cierto espero deseoso tu artículo sobre Carlos Arroyo, porque ese debería entrar en una sección nueva. Algo así como "enemigos del baloncesto". En mi vida he visto a un chupón tan ineficiente, egoista e inútil para el juego en equipo. Si cualquier base acaparara una cuarta parte del balón de ese sujeto, ("base" lo llaman algunos)haría números parecidos. Me gustaría saber quien le dijo a Carlos Arroyo que era lo suficientemente bueno como para acaparar el 90% del juego ofensivo de su equipo. Era indignante ver jugar al Maccabi.

Arroyo al margen estoy muy de acuerdo contigo. Y lo peor es que no pasa sólo en el baloncesto. Debido al auge de España en deportes parece que ahora no hay vida más allá de los jugadores españoles. Y el caso paradigmático es la NBA sin duda. Por cierto esa reivindicación patriótica a base de éxitos deportivos me parece una versión actual de los Tercios. El país sufría mientras se buscaba la reivindicación patriótica a través, de en aquellos tiempos, el ejército.