ESAS FRASES...

Un blog de locos del baloncesto. Yo cuento mis ideas, y tú me respondes lo que te apetezca

viernes, 7 de noviembre de 2008

Sí, pues el que viene por detrás...

En los años que pasé veraneando en El Perelló, solía jugar bastante a baloncesto en el Polideportivo, hasta que nos quitaron las canchas claro. Con nosotros jugaba un tío que siempre me ha fascinado jugando, su nombre era Jordi, y había coincidido con él en un Campus de Baloncesto en Moraira. Allí ya me había parecido genial. Era más mayor que yo, y mi fascinación venía por lo completo de su juego. Era capaz de dominarlo por completo desdela posición de base, con un lanzamiento sublime, una técnica individual muy depurada y un sentido a la hora de hacer las cosas que me parecía rozaba la perfección. Tuve suerte que poco después de eso pude jugar más veces con y contra él en aquellos veranos, ya que poco a poco fue viniendo menos. Con quién más coincidí en esas pista fue con su primo Voro y con su hermano pequeño, Joan. Joan era la gran esperanza, el que se esperaba que superara todos los límites anteriores, ya que desde muy jóven amasó una pelota de baloncesto con una capacidad fuera de lo normal.

Hace bastante escribí sobre éste fenómeno de los hermanos pequeños, sobre las esperanzas que se tienen sobre ellos, y soble las presiones que deben aguantar. Todas las comparaciones que les señalan desde el primer día, en las que las virtudes se realzan, pero se realzan más los defectos. No tengo muy claro si la presencia de un hermano mayor les favorece o les perjudica, también tiene que ver la forma en la que ellos mismos lo afrontan a la hora de mejorar, y esto es algo que también se da en la relación padre-hijo. Marc Gasol, Ricky Rubio, Joan, Patrick Ewing Jr. Mke Dunleavy Jr., Edgar San Epifanio, Javier Beirán... .

El último caso que ha salido a la palestra es el de Joan Tomàs, hermano de Pere Tomàs, y como no podría ser de otra forma, jugador de la cantera del DKV Joventut. Está claro que no es el mejor momento para salir y jugar, por toda la presión que se atribuye a un Joventut que está poniendo todo lo que tiene, pero de momento Sito ya lo lleva en las convocatorias. Todos los scouts que siguen a los chavales le apuntan con la frasen de "es mucho mejor que su hermano", lo cual ya condiciona, supongo. La duda es saber a donde llegará.

PD: Quién tachó el traspaso de Pau Gasol a los Lakers como el más horrible (desproporcionado) de la última década debería empezar a cambiar de opinión. En el pack iba Marc e iba un expiring de 9 millones de dólares. Sin duda, dos razones de peso para empezar un nuevo proyecto.

PD2: Cada vez que me encuentro con cualquiera de los citados en el primer párrafo y puedo charlar o jugar un poco a basket con ellos, me reencuentro un poco más con el orígen de mi gusto por el baloncesto, por esas maravillosas tardes al sol del polideportivo "perdiendo el tiempo" con la pelotita naranja.

1 comentario:

Alley Oop dijo...

Buen post, Alvaro. Lo cierto es que se podría hacer una tesis de las relaciones familiares con los jovenes jugadores y sobre cual debe ser el papel del entorno de las promesas para que disfruten y se sacrifiquen sin renunciar a alcanzar el profesionalismo.
Totalmente de acuerdo con el tema del traspaso de Gasol. Memphis necesitaba una revolución y su único valor traspasable era Pau.

Fernando, compañero de solobasket
Alley Oop