ESAS FRASES...

Un blog de locos del baloncesto. Yo cuento mis ideas, y tú me respondes lo que te apetezca

viernes, 21 de noviembre de 2008

Mis historietas con el basket: Wayne Tinkle

Sólo pude sonreir cuando leí en Solobasket que a Wayne Tinkle le iba muy bien como entrenador. Así que me dije que tenía que contar mi batallita con él. Corriendo me fui a buscar una foto suya en el Cáceres, y la única que encontré está en el blog personal de Javier Ortiz, el blogger de ACB.com, un blog entretenido para leer historietas de basket, se va directo a los de lectura recomendada.

8 de enero de 1999, mi padre y yo tenemos ya calentitos en las manos nuestros primeros pases de Pamesa Valencia, pases de media temporada. Ya habíamos ido a ver el partido anterio contra Manresa, en el que se perdió con un triple de Creus y un tapón a Nacho Rodilla en la última jugada. Nos gustó.

Además del partido en sí, mis friki-ideas me impulsan a obligar a mi padre a ir a la Fonteta a ir a ver al Cáceres a pedirles los autógrafos. Me siento con él a ver el entrene, y cuando acaba, bajamos a la salida a pedirles los autógrafos. Cojo 2 rápidos mientras pasan todos los jugadores, Benito Doblado (eh, este me sonaba de los concursos de triples) y José Antonio Paraíso. El último llega Papá Tinkle, al que le digo que sólo he podido coger estos pocos. El resto del equipo sube al autobús.

Tinkle me coge por el cuello y me dirige al autobús. Entramos por la puerta de delante, y le dice al conductor que no arranque todavía. Uno a uno, me empieza a presentar al equipo. "¿Sabes quién és?". Avergonzado le digo que no. "Pepe Arcega". Y Pepe Arcega me firma el autógrafo. No os sería sincero si no digo que recordar, lo que se dice recordar, recuerdo que me presentó también a Paraíso, que ya me había firmado, a Carlos Montes... y allá al final del bus, con unos cascos en la oreja, estaba Dyron Nix. A su bola, en su mundo. Tinkle le hizo un gesto rápido y Nix, sin demasiado interés por el asunto, me firmó en la libreta. El resultado fue el siguiente:




Al acabar, me llevó hasta la puerta y me despidió. El bus del Cáceres se fue hasta el hotel. Al día siguiente, mi padre y yo, entramos al campo con nuestros flamantes nuevos pases.

PD: Removiendo Roma con Santiago en mi habitación he encontrado algo genial que hace mención a una entrada anterior... lo publicaré en breve.

5 comentarios:

laRodi dijo...

Grandísima historia, fue precisamente un palmeo de Tinkle lo que nos llevó a la EBA :( y por eso le tenía cierta manía. Gracias a esto he cambiado de parecer :)

Yo tengo otra historia parecida a la tuya con bus incluído, pero fue Joan Peñarroya el que ejerció de maestro de ceremonias con el TDK Manresa, qué recuerdos esas hojas de autógrafos en las que poníamos a quién pertenecían.

Qué bonitos recuerdos.

Javier dijo...

Si es que está clarísimo. Los que tienen estos detalles, los que cuidan estos detalles, son los que realmente son grandes. Y los que llegan a algo en este mundo tan competitivo.

Yo historietas de este tipo no tengo. Pero si recuerdo el día que en las canastas que había al lado del colegio se paró a hacer unos tiros con nosotros Thomas Adams. ¡Un tío de ACB que se paraba a jugar con unos renacuajos de 10-11 años! Será por eso que tengo un especial cariño por aquel tipo.

Natxo Andreu dijo...

Grande, conmovedora y friki. Esa historia lo tiene todo.

Alicia González dijo...

Qué friki eres!! Bueno, yo te quiero igual. jajaja. Un besín

santi dijo...

Tinkle es de los pocos jugadores que se sabe mi madre, pero en mi casa se llama "tío Pedro". Se parece mogollón a un hermano de mi padre, y cuando le vimos jugar con el Forum contra el Estu en un amistoso en Cuenca se quedó con ese nombre pa siempre

ese dia cogí autografos hasta del utillero... del Estu. De los rivales, ni agua